LIMPIEZA DE PISCINAS

La limpieza de piscinas no se limita sólo a elementos automáticos que filtren hojas o toxinas, sino también al tratamiento químico que debemos darle al agua para que sea saludable por los usuarios. Es verdad que si mantenemos el fondo de la piscina limpio (sin algas o depósitos calcáreos), con un filtrado eficaz (tanto por el tipo de filtro como por el diseño y la disposición de las piezas que se encargan de la aspiración), realizar el tratamiento del agua es algo muy sencillo.

Aunque muchas personas creen que la limpieza de piscina es casi nula en invierno debido a que el agua a pocos grados se conserva perfectamente, casi sin ser filtrada y con poco tratamiento químico, no hay que confiarnos al respecto. Es ideal poner el sistema original de limpieza de piscinas en marcha apenas haya acabado el invierno, porque aunque el uso durante esa temporada haya sido casi nulo, la suciedad y las toxinas existen y deben ser eliminadas.

Los fenómenos de contaminación han sido eliminados por los diversos tratamientos químicos para el agua. Hoy se encuentran disponibles en el mercado, tratamientos que no requieren de esfuerzo, sólo con una pequeña inversión se podra disfrutar de una piscina limpia durante todo el año.